Nuestra misión:
plasmar la viña en cada botella
y provocar, en quien prueba nuestros vinos,
las ganas de compartirlos.

Pincerna nace en los años 2013, 2014 sobre la que fue la antigua bodega Villacezán, propiedad de la familia García Luengos, relacionada durante generaciones con el mundo de la agricultura y la viticultura en la provincia de León.

Gabriel García Luengos y Alfonso Bazaga, socios productores y distribuidores de vino, compraron lo que quedaba de la bodega familiar para, sobre ella, construir Pincerna.

Hace pocos años alquilaron la bodega Espinosa, en Grajal de Campos, de una familia de viticultores a la que pertenece Abel, quien también entró a formar parte de Bodegas Pincerna.

Poco después se incorpora al equipo Andrés Martín, prestigioso enólogo, gran conocedor de las variedades de León y con una larga experiencia en bodegas de vino prieto picudo de la zona.

Bodegas Pincerna cuenta con la explotación de una fértil dehesa de 500 hectáreas de superficie situada a ambos lados del río Cea.

La bodega está ubicada en el pueblo de Grajal de Campos, al borde de la carretera, y a tan solo un paseo del castillo medieval y de un impresionante palacio que se puede visitar, al igual que la propia bodega.

La actividad y el espíritu de Bodegas Pincerna se basan en dos pilares fundamentales:

1.- La propuesta de hacer vinos singulares nutriéndose solo con dos variedades autóctonas y únicas como son prieto picudo y albarín, poco conocidas aún en el ámbito nacional e internacional a pesar de haber sido cultivadas durante siglos en la zona de León.

2.- El objetivo de implementar la innovación en sus procesos, rescatando viñedos centenarios de prieto picudo para dar a sus vinos ese empaque especial y distinto, buscando los aromas terciarios de la crianza y todo lo que puede aportar la viña vieja al vino.

El buen hacer de Bodegas Pincerna se centra, sobre todo, en el trabajo del viñedo para obtener la mejor materia prima, y en hacer las cosas correctamente en la bodega para sacar lo mejor de la uva. Sin ser una bodega excesivamente grande, Pincerna puede considerarse, ya en la actualidad, una referencia cuando se habla de prieto picudo o albarín.

La gran aportación de esta bodega a la Denominación de Origen León, en la que está plenamente integrada, es su trabajo para que los tintos, rosados y blancos de la zona tomen la relevancia que merecen, y León sea reconocida como origen de vinos singulares de altísima calidad.

Hacer grandes vinos en León es, hoy, una meta alcanzada.

Y Pincerna es buena prueba de ello, con un producto bien elaborado y dirigido al consumidor que disfruta probando y descubriendo otros vinos.

¿Eres mayor de edad? Esta web está reservada a personas mayores de 18 años o con edad legal para consumir alcohol conforme a la legislación de su país de acceso. Te aconsejamos que no intentes entrar en este sitio si no cumples con los requisitos. Por favor verifica tu edad para ver el contenido o presiona "Salir" para abandonar la página..